Introducción a la Responsabilidad Social Humana:: Nociones y lineamientos para nuevos modelos de gobernabilidad que faciliten un buen desarrollo de las personas y su bienestar

«Desde un nivel genético, bioquímico y neuronal, el desarrollo humano se despliega en profunda articulación con lo interpersonal, vincular y socioafectivo, hasta lo cultural y colectivo».

(McCartney & Phillips, 2006; Shonkoff & Phillips, 2000)

La cita anterior pone de partida en entredicho la normalización de una sociedad individualista donde, como Bauman afirmaba, actualmente la noción de ellos y nosotros, definiéndonos desde una negación, implica un gran riesgo para los tiempos que corren. Riesgo que, sin ir más lejos, tenemos cerca. Las confrontaciones de las que hemos sido testigos estos días dejan en evidencia que vivimos un momento de polarizaciones donde la mirada binaria de la realidad pareciera ser la que triunfa por encima del ser humano, de lo que nos es común, cegándonos la capacidad de pensamiento crítico.

No estamos siendo capaces de vernos, de entender que las violencias que vivimos son múltiples y pareciera ser que hoy por hoy aún con todas las etiquetas que existen y que algunos enuncian como libertad, las mismas no dejan de negar el espacio a la pregunta más allá de los discursos mayoritarios alejándonos de una apreciación de los discursos que pueden surgir desde la singularidad y la vivencia. No somos capaces de ver-nos y re-conocernos como humanos con problemáticas comunes que están afectando nuestro desarrollo y bienestar, problemáticas que, si analizamos desde el lugar que los voy a invitar a mirar hoy, una mirada que nace de parte del trabajo que llevo investigando desde hace años y que nombré como responsabilidad social humana (RSH), posiblemente seríamos capaces de identificar mayores lugares de encuentro que de división y confrontación.

Te voy a hacer una invitación arriesgada hoy, a que mires el mundo desde otro lugar, necesitamos sujetos pensantes y críticos incluso con sus propias ideologías, porque aun respetando las distintas visiones de mundo y creencias, la administración de una sociedad no puede seguir funcionando desde lo que cree quien está de turno. Es izquierda, es derecha, es neoliberalismo, es comunismo, son tus creencias , pero hay algo que está por encima de eso y es reconocer al ser humano como ser biopsicosocial con factores protectores que promueven su desarrollo y bienestar, y factores de riesgo que lo dificultan, todos establecidos desde las ciencias, factores que deberían estar obligados por Constitución y leyes a ser fortalecidos, los primeros, y prevenidos e intervenidos los segundos.

Si el modelo actual se sostiene desde la falta, solo un cambio en la concepción de los humano y la no legitimación de un mercado montado desde su vulnerabilización será lo que nos ayudara a avanzar como sociedades, porque mientras menos soy, más necesito, mientras menos amo y menos soy amado, más necesito. Partamos por reconocer que cada uno de nosotros puede tener necesidades personales, o intereses personales distintos, pero hay otra parte de esas necesidades que podemos tener que responder a lo básico que necesita lo humano para estar bien, y que responden a su naturaleza humana, y para mí esto debería ser algo transversal a considerar en todas las políticas que se desarrollen pensando en los nuevos tiempos. Las declaraciones no bastaron y, hoy por hoy, sin temor afirmo que lo humano está en riesgo, y esta vez de verdad..” Artículo publicado en WSI DiC, 2019, ALEJANDRA GONZÁLEZ MUNIZ ©

Para seguir leyendo pincha en el siguiente link.

https://wsimag.com/es/economia-y-politica/59028-introduccion-a-la-responsabilidad-social-humana?fbclid=IwAR0iAepN0npJ6RMYec9vlIeaKA0GD805sGBTPrhxT1Is4JZbdR5_POtvE1M